sábado, 30 de junio de 2018

Centros

En el centro del mundo hay un bosque y en el centro del bosque hay un árbol. No es un árbol común: es pequeño como un arbusto y hermoso como un atardecer. No puedo darte más detalles, su aspecto y sus frutos son diferentes según quién lo contemple. Es muy difícil de encontrar porque está protegido por los más corpulentos y agresivos congéneres que te puedas imaginar. Seguramente pienses que los árboles no son peligrosos, pero eso es porque nunca has estado en el centro del mundo. Allí los árboles muerden y gritan y arañan para proteger el centro. Muy pocos consiguen vislumbrar este lugar aunque muchos intuyen que existe. Cierra los ojos. Escucha el silencio. Lo más probable es que haya ruido cerca de ti, entonces déjalo para otro momento. Cuando encuentres un lugar en calma, vacíate de todo pensamiento, libérate de ti. Solo así te dejaran pasar, los guardianes del alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario