domingo, 29 de octubre de 2017

Me acuerdo

Me acuerdo de ser pájaro.
Me acuerdo de sentir que tenía una edad infinita.
Me acuerdo de repetir mi nombre en voz alta hasta desaparecer.
Me acuerdo de la crema de calabacín que otorgaba superpoderes.
Me acuerdo de que rescaté a un oso panda de morir ahogado.
Me acuerdo de un zoológico con mi nombre y animales de cristal.
Me acuerdo de los caracoles que sólo sabían hablar catalán.
Me acuerdo de las pesetas con la cara de mi abuelo.
Me acuerdo del collar de dientes que guardo en un huevo Kínder.
Me acuerdo de los esqueletos que vivían en la oscuridad.
Me acuerdo del peinado con el que casi me abren la cabeza.
Me acuerdo de cuando mi pie izquierdo se volvió transparente.
Me acuerdo del conocimiento que en un niño se considera hipocondría.
Me acuerdo de que me enamoré del personaje de un libro.
Me acuerdo de la lluvia de estrellas que me quedé sin deseos.
Me acuerdo del nombre que no me dieron mis padres.
Me acuerdo de la confitería mágica oculta en un pasillo.
Me acuerdo de la vez que vengué una muerte con miel.
Me acuerdo de mi gato atacado por docenas de picarazas.
Me acuerdo de huir del amanecer cargando con un colchón.
Me acuerdo de los dragones en mi interior.
Me acuerdo de la noche en que llevamos a un amigo a cazar gamusinos.
Me acuerdo de la escalera de caracol por la que me caí más de cien veces.
Me acuerdo de las muertes a las que se expone un pintor clasificadas por colores.
Me acuerdo del elfo doméstico que aguardaba en mi recibidor.
Me acuerdo del sueño surrealista que se hizo realidad.
Me acuerdo de Elaine Morgan cada vez que me baño en el mar.
Me acuerdo del verano que viví a oscuras.
Me acuerdo de la belleza dolorosa de los paisajes de Noruega.
Me acuerdo de reencontrarme y seguir perdida.
Me acuerdo de lo que no quiero recordar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario