domingo, 20 de agosto de 2017

Ruido

Voces en derredor.
La vida bulle y yo
solo quiero silencio.
Pero es un animal huidizo,
bestia de un solo latido
que se escurre entre mis dedos
y muerde mis oídos.

El mundo,
hábitat del ruido,
es un no lugar
para descansar,
escribir o pensar.

Los oigo hablar
o intentar derribar
a golpes los muros.
No me oyen
ni me ven
y a veces
tengo la terrible sensación
de que aquí el fantasma soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario